Puente flotante, un plan para hacer con niños en granada

La suerte que tenemos en Granada, es que podemos disfrutar de la playa en todas las estaciones del año, cuando hace un día de esos espectacular en invierno o primavera, muchos de nosotros no nos lo pensamos y nos vamos para la playa a respirar aire fresco. Y si tenemos niños pequeños más todavía, con lo que les gusta la playa, es plan perfecto en familia.

Os propongo un plan de este tipo, pero añadiendo una visita especial para hacerlo mucho más interesante.

No sé si conocéis el puente flotante de Torrenueva, hace unos días fuimos a conocerlo con unos amigos, y la verdad nos gusto mucho, pero sin duda quiénes más lo disfrutaron fueron los peques.

Esta pasarela se inauguró en el 2022 y es el primer puente colgante del Mediterráneo Español. Una pasarela de madera semiacristalada entre preciosos acantilados con miradores que dan un encanto especial a este sendero marítimo.

Este precioso puente está vigilado por cámaras las 24 horas del día, para vuestra tranquilidad no se mueve mucho, por lo tanto no da sensación de inseguridad, es importante cumplir sus normas, no se puede saltar, ni correr, ni pasar en bici o patinete. Tampoco comer ni beber, y el aforo esta limitado a 15 personas sobre el puente. El horario es de 07:00 a 19:00 en invierno y en verano hasta la 1:00. Tiene unas barreras que permiten controlar el acceso, teniendo en cuenta las situaciones climatológicas para evitar accidentes.

Se accede directamente por el paseo de Torrenueva y se llega subiendo por las escaleras del Peñón de Jolúcar, allí fue nuestro punto de encuentro con nuestros amigos, así mientras iban llegando los pequeños disfrutaron de unos columpios que había justo al entrar en la arena.

Ese día hizo mucho aire, pero lo que resulta molesto para los adultos, para los peques lo hizo más divertido aún, Víctor no paraba de reírse cada vez que el viento lo movía un poco.

Empezamos a subir las escaleras, os aviso por tanto que nada de carritos, como no es muy largo el camino no hay problema, y nos encontramos con la patrona de Torrenueva, la virgen del Carmen, una estatua muy bonita.

Conforme subíamos las vistas eran increíbles, a mi fue lo que más me gusto, y ver ese mar tan azul como paisaje fue mágico. Hay unas casitas monísimas que adorna este sendero, creo que a todo el que pasa por allí no le importaría pasar unos días de vacaciones con estos parajes tan maravillosos.

Debo admitir que me esperaba un puente más grande, pero es verdad que el que sea pequeñito también hace que tenga su encanto. Por fin nos dispusimos a cruzar el puente, la verdad yo me sentí muy segura a pesar del gran viento que hacía, y el pellizquito en la barriga no te lo quita nadie.

Fue espectacular llegar a ese suelo acristalado que hay en mitad del puente y ver la majestuosidad del mar. Víctor y sus amigos fue donde más tiempo pasaron, y verlos juntos como se paraban a mirarlo todo con tanta expectación fue genial, verlos disfrutar siempre es un regalo.

Una vez pasamos el puente hay un mirador para disfrutar de la vista más altas, allí nos hicimos una foto de grupo preciosa, todos con los brazos levantados que quedará para el recuerdo de ese día tan bonito.

Como hacía tanto viento fue poquito rato el que pudimos estar allí, así que nos dimos media vuelta y a cruzar el puente de nuevo, desde esta perspectiva se veía toda la playa de Torrenueva, y volvimos a pararnos en las barandas de cristales para observar ese mar de olas blancas tan infinito.

Ya bajamos todas las escaleras y llegamos de nuevo al paseo marítimo, prometimos volver un día que no hiciese tanto aire para disfrutar más de este paseo.

Justo era la hora de comer y esta vez optamos por la parte Poniente de Motril, era importante elegir un chiringuito que estuviera en la playa, lo que nos aseguraba una sobremesa tranquila, ya que el espacio de juego no podía ser mejor que la misma playa. Y aunque hacia mucho sol, el aire era fresco así que la idea era estar en el interior.

La elección fue muy buena, ya que el restaurante tiene cristaleras para poder ver a los pequeños y tenerlos controlados mientras disfrutas del almuerzo con los amigos.

Por si estáis interesados el restaurante se llama Bambú Beach, también os dejo fotos de algunas cosas que pedimos de la carta.

Nos os olvidéis llevaron una pequeña manta y sobre todo juguetes para jugar con la arena, ese día estaban tan entretenidos y felices que no supimos de ellos en casi ningún momento.

Os dejo alguna imágenes de ese día;

Si queréis saber que más planes hacer con niños, os dejo aquí un enlace de otros post de la web.

Si os ha gustado el post, hacérmelo saber con un comentario, o si tienes alguna curiosidad no dudes en preguntarlo.

Deja un comentario