Visita al Mascotario, un plan para hacer con niños en granada

Hoy os vengo a contar nuestra experiencia visitando el Mascotario. Sin duda, un plan perfecto para todos aquellos niños a los que les gusten los animales.

Mascotario de Granada

Lo primero que hice fue ponerme en contacto con ellos para hacerles algunas preguntas y saber qué fechas había disponibles para la visita. Me explicaron que como mínimo se requerían 5 niños para realizar la actividad, y rápidamente les propuse a las mamis de la clase de mi hijo (a las que adoro por cierto, ya que siempre me dicen que si a todo lo que les propongo) que sí se animaban a conocer el Mascotario, al final nos juntamos un grupo muy bonito de 11 niños.

Me gustaría explicaros qué es exactamente el Mascotario. Ellos se definen como un complejo de ocio infantil al aire libre, y tienen la equitación como eje principal de su actividad, ofertan sus clases desde edades muy tempranas para crear un vínculo especial entre los más pequeños y los animales, favoreciendo la práctica de este deporte.

Un lugar de encuentro, donde se fomenta el compañerismo, el respeto y cuidado por los animales. Poco a poco ha ido creciendo con los años, y han conseguido crear un ambiente familiar donde los distintos animales conviven en el mismo espacio en armonía. Vas andando tranquilamente y te puedes encontrar hasta un jabalí como perro por su casa, jajaja…

Cuando llegamos, lo primero que nos encontramos es la gran pista ecuestre. Aparcamos y avanzamos por un camino de tierra hasta llegar a la entrada de una casa. Me gusto mucho la decoración, con sus gnomos de jardín, sus molinillos de viento de colores, como una casita de cuento.

Justo a lado de la casa hay una zona de jardín lleno de columpios y una cama elástica para los niños, una zona pensada para ellos con acceso gratuito. Justo enfrente esta la zona del área de mascotas, y a los alrededores muchas caballerizas llena de preciosos caballos y ponis, asomando sus cabecitas. Puedes interactuar con ellos y puedes presentarte ya que pone sus nombres el algunas de ellas.

También hay una cafetería y justo al lado una zona llena de caballerizas y pistas ecuestres, es allí donde suelen estar la mayoría de los ponis.

La visita que organicé consistía en dos actividades, la actividad Mascotario y el paseo en poni.

Actividad mascotario

La actividad empezó a las 11 de la mañana, nos pidieron que llegáramos un poco antes para organizarnos y realizar el pago, son 10 euros por niño. Os aconsejo llevar efectivo, ya que en ocasiones el datafono no funciona.

Esta actividad consiste en un acceso especial al área de mascotas con un monitor durante una hora. A nosotros nos tocó una muchacha muy amable y cariñosa con los niños. Antes de entrar al recinto donde iba a ser la actividad, nos reunió a todos y nos enseñó a un poni con su cría, y los metió en la zona donde iba a ser la actividad para que fuesen nuestros compañeros en esta aventura. Después trajo dos cubos llenos de tortugas y los repartió para que fuesen ellos quienes las llevaran y también algunas herramientas con las que peinar y cuidar a los ponis y comida para algunos animales.

Los papás no entran con los pequeños, aunque esto va a depender de la edad, tres de las mamás que fuimos sí entramos porque teníamos niños menores de 3 años. Si tienes especial interés en entrar, lo hablas con ellos y no hay problema. Ellos prefieren que estén los niños solos si son más grandes porque siempre se sienten menos cohibidos, lo bueno es que los papas lo pueden ver desde fuera. Por cierto, pagan todos los niños, tengan la edad que tengan.

Este acceso especial es un jardín muy bonito, también decorado al mismo estilo, con sus setas, algún inmobiliario infantil y está rodeado de estancias para los distintos animales. Los niños se mueven con completa libertad, y pueden decidir con qué animal quieren estar más tiempo durante la actividad.

Lo primero que sacaron fueron las tortugas que llevaban y se las dio a los niños en la mano, algunas también se las puso en la cabeza. Había una casita de madera muy mona y resulto ser el hogar de dos tortugas gigantes, algo tímidas y dormilonas, pues no salieron de allí en ningún momento.

Después llegaron los conejos, ¡Qué hambre tenían! Les dieron felices sus lechugas, algunos con más valentía que otros. Antes de coger a otro animal los ponían a todos en el cercado juntos, y se iban a buscar con la monitora al siguiente.

La monitora nos iba explicando qué cuidados son los ideales para cada uno de ellos. Sacaron cobayas y se las puso encima de los hombros a muchos de ellos, siempre pendiente de hacerlo con todos los niños y respetando a aquél que no quisiese.

Le dieron lechuga también a un pato muy gracioso, la verdad se nota que los animales están acostumbrados a los niños. Mientras tanto por allí suelta andaba una preciosa pava real, que nos deleitaba con su brillante plumaje.

Conocimos a una chinchilla a la que abrazaban con mucho amor y alguno se la puso de sombrero. También nos acompañaron algunas gallinas.

Chinchilla de sombrero

Después le dieron de comer a los ponis, y los peinaron con mucho cariño, la monitora explicaba que nunca había que hacerlo por detrás.

Y sin duda el más exótico y gracioso fue Lorenzo, un guacamayo rojo precioso que se posó en los brazos de los niños que quisieron, poniéndoles un sombrero de pirata para hacerles una foto.

Para terminar, había que guardar a cada animal en su lugar. La verdad que los pequeños lo hicieron genial, implicándose en todo momento, con mucho respeto y cuidado y al mismo tiempo, disfrutando mucho con estos animales tan especiales.

Paseo en poni

Una vez terminada la actividad, nos dirigimos todos a la zona de los ponis. Allí fueron poniendo a cada niño un casco, y presentándole al poni con el que iba a pasear, cada uno tenía su nombre. La monitora adaptaba la silla a cada niño y nos daba unas breves instrucciones: cómo coger las riendas y que no debíamos dejar que el poni comiera hierba durante el paseo. Tiene una duración de media hora, y te dan libertad para poder salir fuera y pasear al lado del rio.

Cuesta 15 euros, nosotros como éramos tantos pensamos en que compartieran alguno, pero al final cada uno quiso coger el suyo y la verdad es que se hace corto el paseo. Hay muchos ponis, eso la verdad es que me sorprendió mucho, y los tienen muy bien cuidados.

Fuimos todos juntos en el paseo, los papis acompañando a cada niño, y verles la carita de felicidad fue muy especial, entre ellos iban comentando orgullosos, cómo se llamaba su poni.

Cumpleaños

Puedes celebrar tu cumpleaños con ellos, se realizan las misma actividades que nosotros hemos hecho, con algunas particularidades que a continuación os explico.

Tiene una duración de dos horas con uno o dos monitores dependiendo de la cantidad de niños. Durante este tiempo harán la actividad del Mascotario, dándole prioridad siempre al cumpleañero para darle su protagonismo. Después pasan a ver a los animales más grandes, caballos y ponis, y les dan de comer su pienso. Y ya llega el momento de la merienda que se realiza en una zona al aire libre justo a lado de la cafetería en una mesa tipo picnic, la comida que les ofrecen son unas bandejas con croissants rellenos (puedes elegir entre dulce y salado), surtido de patatas y gusanitos, una bolsita de gominolas y una magdalena de postre.

La tarta que soplan es de goma eva, adornada con la temática de los caballos. Ellos te dan la opción de llevar otra tarta si quieres, os recomiendo que llevéis los platos y cubiertos para servirla.

A continuación se dan los regalos para que el cumpleañero los abra, y en ese momento una monitora se disfraza de caballo para hacerse fotos con ellos.

Después juegan a las carreras con los ponis de dos en dos, no encima de ellos, sino tirando de las riendas. Y a continuación realizan el paseo individual en el mismo recinto y cada niño acompañado de un monitor. Mientras unos pasean otros peinan a los ponis, suele ser muy dinámico para tenerlos, en todo momento, entretenidos. Estas dos actividades conjuntas tienen una duración de media hora.

Para los papis te ofrecen café y refrescos y dependiendo de la hora, te dan tapa o no (pan con embutido), pero tienes la opción de llevar la comida que quieras para ellos.

El mínimo son 10 niños y tiene un coste de 195 euros, cada niño que añadas son 15 euros más.

Es importante reservar con antelación, ya que tienen bastante días ocupados.

Campamentos de verano

Tienen campamentos de verano donde ofrecen una opción de ocio y deporte al aire libre compatible con la conciliación familiar, ahora mismo no hay mucha información al respecto, pero os informaré con más detalle más adelante.


Terminamos sobre la una y para completar el día nos fuimos al Llano de la Perdiz a hacer una barbacoa, pasamos un día en el campo magnífico, los niños y grandes disfrutamos mucho de ese día tan especial.

Muy cerca tenéis el restaurante el Asadero, tiene una zona infantil para niños así que es una buena opción para comer allí después de salir del Mascotario. En breve os daré más información y fotos del sitio.

Siempre tenéis el post de restaurantes para ir con niños en la web.

Os dejo información sobre el Mascotario;

C/ Cortijo de las Angustias 5 bis 18190 Cenes de la Vega – Granada

Teléfono: 606 22 09 70

info@mascotariogranada.com

www.mascotariogranada.com

Deja un comentario